1-LESIONES DEPORTIVAS

¿Dónde te duele?

2-PARA MUJERES

Embarazo, postparto y suelo pélvico

3-FISIOTERAPIA EN NEUROLOGÍA

Ictus, Parkinson, daño cerebral, tumores cerebrales,…

4-PARA NUESTROS NIÑOS

Fisioterapia infantil

5-ESTIRAMIENTOS SALUDABLES

Estira y mejorarás

Home » 4-PARA NUESTROS NIÑOS, BIENESTAR Y SALUD

Los primeros baños del recién nacido

Editado por el Martes, 3 noviembre 2015Ningún comentario

 

 

El bebé ha pasado nueve meses, – todo el embarazo-, caliente, envuelto por el líquido amniótico, rodeado de las paredes de nuestro útero. Se puede decir, que, mecido por el agua, es su medio habitual, aquello que conoce y reconoce, flotando, abrazado al vientre materno, de forma plácida y segura.

Las bañeras anticólicos, son actualmente las que mejor recrean este ambiente en la vida extrauterina. Esa sensación cálida y segura, les recuerda la seguridad y calidez de la vida intrauterina.
Además, por su forma, se coloca el bebé en posición fetal, la misma, que adoptaba en la barriga de la madre. Es precioso ver desde a fuera, como era nuestro bebé en el vientre, como se sentía de feliz, tranquilo y seguro, dentro de nosotras.En el mercado existen dos marcas que comercializan las bañeras anticólicos, la Tummy Tub o la Shantala.
tummy-tub-FOTOtummytub_FOTO

 

Los partidarios de estas bañeras, creemos que es importante que los primeros minutos y meses del recién nacido sean de transición, para que el bebé se adapte de forma paulatina sin cambios drásticos del útero materno a la vida extrauterina.

Se pueden utilizar desde el primer baño hasta los 8 kg. Lo ideal es recrear un ambiente con poca luz, cálido, música suave o que la mamá cante una canción de cuna que relaje al bebé, transportándolo a esos meses anteriores donde sólo conocía los latidos de la madre y era acunado en el líquido amniótico. El agua debe estar caliente, unos 37°C, esta temperatura los relaja y llegan incluso a quedarse dormidos. Además estas bañeras mantienen la temperatura del agua durante unos veinte minutos, con lo cual, el bebé queda relajado y dormido mientras flota. Es de las experiencias más preciosas que unos padres pueden disfrutar con sus bebés, acariciándolo y observándolo sereno como cuando estaba en el útero.
Para usar estas bañeras, tienen una marca hasta donde llenarlas de agua. A continuación, después de medir la temperatura se introduce al bebé muy lentamente, sujetándolo del culete y del cráneo (zona occipital y mandíbula), se coloca el culete hacia abajo y lo sujetamos solamente desde la cabeza, con el dedo índice y medio desde la nuca o desde la cabeza. Con la otra mano se puede acariciar y tirar agua por la cabeza de forma suave.
La posición fetal que adopta el bebé, en vertical y con las piernas flexionadas sobre su abdomen, ayuda a prevenir los cólicos, de ahí el nombre de bañera anticólicos; aunque para ello, hace falta más medidas.
Estas bañeras no son para enjabonar y frotar al bebé, pues hasta que tienen unos 6 meses, casi no se ensucian, solamente la zona del pañal que con un paño húmedo se puede limpiar. El baño se convierte en un momento de confort y amor. En el agua se ponen unas gotitas de aceite, el de caléndula es perfecto para ayudar a conseguir esa sensación agradable y cálida.
Para sacarlos es importante que la temperatura de la habitación este muy caliente, envolverlos en una toalla y secarlos con toquecitos muy suaves, mientras se les mece. Continuar con poca luz, música suave y pegaditos piel con piel.

Los bebés quedan tranquilos, relajados y es una experiencia preciosa ver al bebé disfrutar y dormirse como cuando estaba en el útero.

Escrito por: Núria Sempere, fisioterapeuta en Fisioterapia Maritim Lirios Dueñas.

Comments are closed.