1-LESIONES DEPORTIVAS

¿Dónde te duele?

2-PARA MUJERES

Embarazo, postparto y suelo pélvico

3-FISIOTERAPIA EN NEUROLOGÍA

Ictus, Parkinson, daño cerebral, tumores cerebrales,…

4-PARA NUESTROS NIÑOS

Fisioterapia infantil

5-ESTIRAMIENTOS SALUDABLES

Estira y mejorarás

Home » 1-LESIONES DEPORTIVAS, VARIOS

EL EJERCICIO EXCÉNTRICO Y SU APLICACIÓN EN LA TENDINOPATÍA AQUÍLEA.

Editado por el Martes, 14 enero 2014Ningún comentario

 

EL EJERCICIO EXCÉNTRICO Y SU APLICACIÓN EN LA TENDINOPATÍA AQUÍLEA.

¿Qué es el ejercicio excéntrico?

El entrenamiento o trabajo excéntrico lo podemos definir como aquel en el que la carga o resistencia vence a la fuerza que realizan los músculos para frenarla. Para entenderlo mejor, un ejemplo sencillo sería pasar de una posición inicial de puntillas a apoyar completamente el pie en el suelo. En la posición de puntillas, el tríceps sural (los músculos que conforman el tendón de Aquiles) se encuentra en contracción isométrica, esto es, sin movimiento. Mientras vamos bajando los talones al suelo, los músculos siguen en contracción pero una carga mayor, en este caso el propio peso corporal, va estirando dicha musculatura y por consiguiente las fibras que conforman el tendón.

 

¿Cómo nos puede ayudar el ejercicio excéntrico?

El ejercicio excéntrico general, en recuperación funcional se utiliza con diferentes fines, a saber:

– Terapia regeneradora del tejido tendinoso.

– Terapia regeneradora del tejido miotendinoso (zona de transición de fibra muscular a fibra tendinosa).

– Realineamiento y elastificación del tejido conjuntivo muscular.

– Preparación de la estructura y la función.

– Entrenamiento neuromuscular del control del movimiento (actividad balística).

 

Progresión de la recuperación mediante ejercicios excéntricos.

De manera general hay que tener en cuenta cuando planteamos un programa de ejercicio excéntrico que puede producir un daño muscular o “agujetas”, por lo que la instauración del programa se hará de forma progresiva.

La progresión a utilizar en las acciones excéntricas debe ser:

 

– Poco peso, lento y si es necesario guiado.

– Aumento de peso.

– Aumento de velocidad.

– Excéntrico integrado en gesto funcional.

– Ejercicio inercial vs gesto lesional.

– Gesto deportivo/Pliometría.

Terapia regeneradora del tejido tendinoso.

El ejercicio excéntrico parece producir en el tendón un estímulo en sus células por el que se activa la síntesis de colágeno y al mismo tiempo refuerza las fibras ya existentes. En el caso del tendón de Aquiles se plantean volúmenes de trabajo que oscilan entre las 6-10 series de 8-12 repeticiones. En las fases iniciales del tratamiento de la tendinosis o cuando esta ha tenido una larga evolución nos inclinamos por pautar 10 series de 12 repeticiones con una intensidad baja y ejecución lenta. Realizamos 4 sesiones semanales.

En las tendinosis menos importantes y como prevención realizamos 3 sesiones

semanales de 4-6 series de 12 repeticiones.

El entrenamiento se realiza principalmente en carrera media (sin partir de un acortamiento total y sin llegar a un estiramiento completo) o carrera interna (contracción inicial total y sin llegar a estiramiento completo) para focalizar la tensión sobre el elemento tendinoso.

Terapia regeneradora del tejido miotendinoso.

Siguiendo los mismos principios que la terapia regeneradora del tejido tendinoso, lo que se propone es disminuir el volumen, dejándolo en 3-6 series de 12 repeticiones y realizando el movimiento en carrera total (contracción completa hasta estiramiento completo) o carrera externa (contracción incompleta y estiramiento completo). De esta manera se focaliza la tensión sobre el elemento muscular y miotendinoso. Asimismo, aumentaremos la velocidad de ejecución de forma progresiva según va evolucionando el tratamiento.

APLICACIÓN EN LA TENDINOPATÍA AQUILEA.

La realización del ejercicio excéntrico del tendón de Aquiles se inicia de puntillas, manteniéndonos únicamente sobre la pierna lesionada y dejando caer lentamente el talón hacia el suelo. Para volver a subir, utilizaremos la pierna sana y volveremos a colocar la pierna lesionada en la posición inicial solo apoyando la parte anterior del pie. Como variante, para focalizar más el ejercicio en las fibras provenientes del sóleo, realizaremos el movimiento de la misma manera pero con una ligera flexión de rodilla (podemos ver la diferencia en la segunda imagen).

       

Según la fase de la lesión, habrá varias consideraciones a tener en cuenta:

– En fases iniciales del tratamiento, podemos controlar la carga haciéndolo con las dos piernas a la vez. Una vez pasada la fase inicial y el dolor sea menos intenso, añadiremos planos inclinados o los realizaremos sobre un escalón para conseguir un recorrido mayor del tendón, llevándolo a un mayor estiramiento.

– Permitir el dolor durante los ejercicios, algo habitual en las primeras semanas del programa. Si hay dolor tras varias horas después de hacer el ejercicio, y persiste 48 horas, significa que la carga es demasiada y hay que disminuirla.

– Cuando el ejercicio deje de ser doloroso, aumentar el número de repeticiones, la velocidad del movimiento, y aumentar la carga (por ejemplo con pesas en las manos, o mochila con peso en la espalda).

 

La progresión en un tratamiento normal podría llevarnos a realizar un plan de 10-12 semanas de duración, llegando a realizar 10 series de 12 repeticiones 4 veces a la semana. Una vez superada la lesión, ya de vuelta a la actividad normal, será de suma importancia seguir un plan de trabajo excéntrico regular como prevención (como hemos explicado anteriormente, se realizan menos sesiones semanales y menos series totales).

 

No obstante, la decisión acerca de la planificación de trabajo, las sesiones, series y repeticiones, corresponde al fisioterapeuta, que previamente será quien valore el estado del tendón y la musculatura y cual es el momento indicado para iniciar este tipo de trabajo.

 
BIBLIOGRAFÍA:

– Benítez, J. Recuperación deportiva. Recuperación funcional, neuromotriz y propioceptiva. Ed. Carena. Valencia, 2008.

– Gregory S Kilt, Lynn Zonder-Mackler. Fisioterapia del deporte y el Ejercicio. Editorial Elsevier. Madrid, 2004.

 
 
Fdo: Rubén Guijarro.  Fisioterapeuta  de la clínica Fisioterapia Marítim – Lirios Dueñas


Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment.