1-LESIONES DEPORTIVAS

¿Dónde te duele?

2-PARA MUJERES

Embarazo, postparto y suelo pélvico

3-FISIOTERAPIA EN NEUROLOGÍA

Ictus, Parkinson, daño cerebral, tumores cerebrales,…

4-PARA NUESTROS NIÑOS

Fisioterapia infantil

5-ESTIRAMIENTOS SALUDABLES

Estira y mejorarás

Home » 1-LESIONES DEPORTIVAS

LAS LESIONES MUSCULARES DE ISQUIOTIBIALES Y SUS RECIDIVAS

Editado por el Martes, 2 abril 2013Ningún comentario

 

Los isquiotibiales son 3 músculos que se localizan en la parte posterior del muslo. Estos tres músculos son el semimembranoso, semitendinoso y bíceps femoral. Los músculos isquiotibiales actúan como flexores de rodilla y extensores de la cadera. Además se trata de un músculo compuesto principalmente de fibras rápidas, aumentando esto la probabilidad de lesiones. Las lesiones musculares de los isquiotibiales se encuentran entre las más comunes y problemáticas, afectando, sobre todo, a un amplio número de deportes que precisan correr a alta velocidad (fútbol, rugby, atletismo, etc.). El mayor número de lesiones musculares afecta a los isquiotibiales y aductores, causando una pérdida significativa de tiempo de entrenamiento y competición.

Pero sin duda alguna lo que más llama la atención, es su elevada tasa de recurrencia, en torno al 15% de recidivas durante todo el proceso de recuperación de la lesión primaria. 
 
MECANISMOS DE LESIÓN:
<table border="0" cellpadding="1" cellspacing="1" style="width: 100%;">
<tbody>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<strong><span style="color:#006400;">&iquest;QU&Eacute; ES LA EPICONDILITIS O CODO DE TENISTA?</span></strong></td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="2" style="text-align: justify;">
<p>
La epicondilitis, es la&nbsp;<strong>inflamaci&oacute;n de los tendones de los m&uacute;suclos epicond&iacute;leos</strong>, que son los que unen la musculatura del antebrazo y de la mano con el epic&oacute;ndilo (saliente &oacute;seo de la cara lateral externa del codo). La frecuencia con la que se presenta en jugadores de tenis ha llevado a denominarlo tambi&eacute;n como &ldquo;codo de tenista&rdquo;, ya que en este deporte se generan fuerzas al golpeo de la pelota que se transmiten a trav&eacute;s del codo y la mu&ntilde;eca a m&uacute;sculos y tendones, especialmente en el golpe de rev&eacute;s.</p>
</td>
<td style="text-align: center;">
<img alt="" src="http://www.fisioterapiavalencia.com/wp-content/uploads/2013/03/epicondilitis.jpg" style="width: 200px; height: 200px; border-width: 0px; border-style: solid;" /></td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<strong><span style="color:#006400;">&iquest;POR QU&Eacute; SE PRODUCE?</span></strong></td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<p style="text-align: justify;">
La aparici&oacute;n de epicondilitis se debe principalmente a microtraumatismos en los tendones por sobreuso o &nbsp;movimientos repetitivos que impliquen a los m&uacute;sculos que se insertan en el epic&oacute;ndilo, principalmente encargados de realizar la pronosupinaci&oacute;n del antebrazo (movimientos de giro).</p>
<p>
Cuando se usan estos m&uacute;sculos una y otra vez, se producen peque&ntilde;as&nbsp;<strong>microlesiones en el tend&oacute;n</strong>. Con el tiempo esto lleva a que se presente irritaci&oacute;n y dolor en la zona.</p>
<p style="text-align: center;">
<img alt="" src="http://www.fisioterapiavalencia.com/wp-content/uploads/2013/03/dolor-codo-tenista.jpg" style="width: 250px; height: 128px; border-width: 0px; border-style: solid;" /></p>
<p>
Existen ciertas profesiones, que debido a la&nbsp;<strong>repetici&oacute;n de un gesto en concreto</strong>, son m&aacute;s propensas a padecer la epicondilitis; pintores, mec&aacute;nicos, obreros o personas que est&aacute;n durante horas delante del ordenador manejando el rat&oacute;n.</p>
<p>
&nbsp;</p>
</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<span style="color:#006400;"><strong>S&Iacute;NTOMAS DE LA EPICONDILITIS O CODO DE TENISTA:</strong></span></td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<p>
El comienzo del cuadro de epicondilitis es casi siempre lento y progresivo, instaur&aacute;ndose un dolor a lo largo de la cara externa del codo que en ocasiones se irradia hacia el antebrazo y mu&ntilde;eca; sin embargo, en ocasiones, puede aparecer de forma brusca tras un sobreesfuerzo.</p>
<p>
Normalmente el paciente refiere que tiene dolor a ciertos movimientos como agarrar objetos, abrir y cerrar puertas o estrechar la mano.</p>
<p>
&nbsp;</p>
</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="2" style="text-align: justify;">
<p>
Seg&uacute;n la evoluci&oacute;n de la epicondilitis existen tres estad&iacute;os:</p>
<p>
1.&nbsp;&nbsp;&nbsp; Reacci&oacute;n inflamatoria reversible, dolor de intensidad media que aparece tras una actividad intensa y suele remitir con el reposo y la administraci&oacute;n de antiinflamatorios.</p>
<p>
2.&nbsp;&nbsp;&nbsp; Proceso inflamatorio m&aacute;s avanzado con dolor intenso durante o tras la realizaci&oacute;n de la actividad que la provoca y no desaparece con el reposo (las actividades cotidianas no se ven limitadas o aparecen leves molestias durante su realizaci&oacute;n).</p>
<p>
3.&nbsp;&nbsp;&nbsp; Inflamaci&oacute;n y degeneraci&oacute;n de las fibras del tend&oacute;n, dolor al reposo e incluso nocturno que limita la realizaci&oacute;n de actividades de la vida diaria.</p>
</td>
<td style="text-align: center;">
<img alt="" src="http://www.fisioterapiavalencia.com/wp-content/uploads/2013/03/dolor-epicondilitis.jpg" style="width: 200px; height: 200px; border-width: 0px; border-style: solid;" /></td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<span style="color:#006400;"><strong>TRATAMIENTO:</strong></span></td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<p>
El tratamiento conservador combina t&eacute;cnicas de fisioterapia con f&aacute;rmacos antiinflamatorios y/o analg&eacute;sicos. El 90-95% &nbsp;de los casos tienen una buena respuesta a este tipo de tratamiento que incluye entre otras t&eacute;cnicas:</p>
<p style="margin-left:36.0pt;">
&middot;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; interrupci&oacute;n de la actividad que provoca la epicondilitis con reposo relativo (vendaje funcional, ortesis&hellip;)</p>
<p style="margin-left:36.0pt;">
&middot;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; aplicaci&oacute;n de fr&iacute;o local</p>
<p style="margin-left:36.0pt;">
&middot;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; masaje</p>
<p style="margin-left:36.0pt;">
&middot;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; aplicaci&oacute;n de corrientes analg&eacute;sicas (ultrasonidos, l&aacute;ser&hellip;)</p>
<p style="margin-left:36.0pt;">
&middot;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; estiramientos suaves y ejercicios de fortalecimiento de la musculatura y tendondes afectados.</p>
<p style="margin-left: 36pt; text-align: center;">
<img alt="" src="http://www.fisioterapiavalencia.com/wp-content/uploads/2013/03/epicondilitis-rehabilitacion.jpg" style="width: 200px; height: 134px; border-width: 0px; border-style: solid;" /></p>
<p>
&nbsp;</p>
</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<p>
En los casos en que el dolor es muy agudo o apenas remite con otras medidas analg&eacute;sicas, se puede recurrir a la infiltraci&oacute;n con corticoides, cuyos efectos sobre el dolor suelen ser bastante r&aacute;pidos y efectivos, sin embargo, no suponen una soluci&oacute;n definitiva para la desaparici&oacute;n del dolor y pueden llevar asociado varios efectos secundarios. &nbsp;</p>
<p>
Adem&aacute;s es aconsejable modificar o adaptar la realizaci&oacute;n del gesto o movimiento repetitivo que est&aacute; da&ntilde;ando el tend&oacute;n (especialmente si se trata de deportistas habr&aacute; que mejorar la t&eacute;cnica).</p>
</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<p>
<em>Bibliograf&iacute;a: </em></p>
<p>
<em>Patolog&iacute;a del Miembro Superior. Servicio de Cirug&iacute;a Ortop&eacute;dica y Traumatolog&iacute;a Hospital Universitario Miguel Servet. &nbsp;Junio 2002, Zaragoza.</em></p>
<p>
<em>Rodriguez Morales D., Garc&iacute;a Cubero M., Mena Mateo JM, Sili&oacute; Villamil F, Maqueda Blasco J. Enfermedades profesionales relacionadas con los trastornos musculoesqul&eacute;ticos. Epicondilitis. DDC-TME-04.&nbsp;NIPO: 272-12-004-2.Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.</em></p>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1565.8888931274414px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
Enfermedades profesionales</div>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1565.8888931274414px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
relacionadas con los</div>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1565.8888931274414px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
trastornos musculoesquel&eacute;ticos</div>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1565.8888931274414px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
Epicondilitis</div>
<p>
&nbsp;</p>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1566.5555572509766px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
Enfermedades profesionales</div>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1566.5555572509766px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
relacionadas con los</div>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1566.5555572509766px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
trastornos musculoesquel&eacute;ticos</div>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1566.5555572509766px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
Epicondilitis</div>
</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3">
<span style="text-align: justify;">Fdo: Silvia Mena del Horno, fisioterapeuta en Fisioterapia Mar&iacute;tim.</span></td>
</tr>
</tbody>
</table></body>
</html>
<table border="0" cellpadding="1" cellspacing="1" style="width: 100%;">
<tbody>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<strong><span style="color:#006400;">&iquest;QU&Eacute; ES LA EPICONDILITIS O CODO DE TENISTA?</span></strong></td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="2" style="text-align: justify;">
<p>
La epicondilitis, es la&nbsp;<strong>inflamaci&oacute;n de los tendones de los m&uacute;suclos epicond&iacute;leos</strong>, que son los que unen la musculatura del antebrazo y de la mano con el epic&oacute;ndilo (saliente &oacute;seo de la cara lateral externa del codo). La frecuencia con la que se presenta en jugadores de tenis ha llevado a denominarlo tambi&eacute;n como &ldquo;codo de tenista&rdquo;, ya que en este deporte se generan fuerzas al golpeo de la pelota que se transmiten a trav&eacute;s del codo y la mu&ntilde;eca a m&uacute;sculos y tendones, especialmente en el golpe de rev&eacute;s.</p>
</td>
<td style="text-align: center;">
<img alt="" src="http://www.fisioterapiavalencia.com/wp-content/uploads/2013/03/epicondilitis.jpg" style="width: 200px; height: 200px; border-width: 0px; border-style: solid;" /></td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<strong><span style="color:#006400;">&iquest;POR QU&Eacute; SE PRODUCE?</span></strong></td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<p style="text-align: justify;">
La aparici&oacute;n de epicondilitis se debe principalmente a microtraumatismos en los tendones por sobreuso o &nbsp;movimientos repetitivos que impliquen a los m&uacute;sculos que se insertan en el epic&oacute;ndilo, principalmente encargados de realizar la pronosupinaci&oacute;n del antebrazo (movimientos de giro).</p>
<p>
Cuando se usan estos m&uacute;sculos una y otra vez, se producen peque&ntilde;as&nbsp;<strong>microlesiones en el tend&oacute;n</strong>. Con el tiempo esto lleva a que se presente irritaci&oacute;n y dolor en la zona.</p>
<p style="text-align: center;">
<img alt="" src="http://www.fisioterapiavalencia.com/wp-content/uploads/2013/03/dolor-codo-tenista.jpg" style="width: 250px; height: 128px; border-width: 0px; border-style: solid;" /></p>
<p>
Existen ciertas profesiones, que debido a la&nbsp;<strong>repetici&oacute;n de un gesto en concreto</strong>, son m&aacute;s propensas a padecer la epicondilitis; pintores, mec&aacute;nicos, obreros o personas que est&aacute;n durante horas delante del ordenador manejando el rat&oacute;n.</p>
<p>
&nbsp;</p>
</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<span style="color:#006400;"><strong>S&Iacute;NTOMAS DE LA EPICONDILITIS O CODO DE TENISTA:</strong></span></td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<p>
El comienzo del cuadro de epicondilitis es casi siempre lento y progresivo, instaur&aacute;ndose un dolor a lo largo de la cara externa del codo que en ocasiones se irradia hacia el antebrazo y mu&ntilde;eca; sin embargo, en ocasiones, puede aparecer de forma brusca tras un sobreesfuerzo.</p>
<p>
Normalmente el paciente refiere que tiene dolor a ciertos movimientos como agarrar objetos, abrir y cerrar puertas o estrechar la mano.</p>
<p>
&nbsp;</p>
</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="2" style="text-align: justify;">
<p>
Seg&uacute;n la evoluci&oacute;n de la epicondilitis existen tres estad&iacute;os:</p>
<p>
1.&nbsp;&nbsp;&nbsp; Reacci&oacute;n inflamatoria reversible, dolor de intensidad media que aparece tras una actividad intensa y suele remitir con el reposo y la administraci&oacute;n de antiinflamatorios.</p>
<p>
2.&nbsp;&nbsp;&nbsp; Proceso inflamatorio m&aacute;s avanzado con dolor intenso durante o tras la realizaci&oacute;n de la actividad que la provoca y no desaparece con el reposo (las actividades cotidianas no se ven limitadas o aparecen leves molestias durante su realizaci&oacute;n).</p>
<p>
3.&nbsp;&nbsp;&nbsp; Inflamaci&oacute;n y degeneraci&oacute;n de las fibras del tend&oacute;n, dolor al reposo e incluso nocturno que limita la realizaci&oacute;n de actividades de la vida diaria.</p>
</td>
<td style="text-align: center;">
<img alt="" src="http://www.fisioterapiavalencia.com/wp-content/uploads/2013/03/dolor-epicondilitis.jpg" style="width: 200px; height: 200px; border-width: 0px; border-style: solid;" /></td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<span style="color:#006400;"><strong>TRATAMIENTO:</strong></span></td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<p>
El tratamiento conservador combina t&eacute;cnicas de fisioterapia con f&aacute;rmacos antiinflamatorios y/o analg&eacute;sicos. El 90-95% &nbsp;de los casos tienen una buena respuesta a este tipo de tratamiento que incluye entre otras t&eacute;cnicas:</p>
<p style="margin-left:36.0pt;">
&middot;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; interrupci&oacute;n de la actividad que provoca la epicondilitis con reposo relativo (vendaje funcional, ortesis&hellip;)</p>
<p style="margin-left:36.0pt;">
&middot;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; aplicaci&oacute;n de fr&iacute;o local</p>
<p style="margin-left:36.0pt;">
&middot;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; masaje</p>
<p style="margin-left:36.0pt;">
&middot;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; aplicaci&oacute;n de corrientes analg&eacute;sicas (ultrasonidos, l&aacute;ser&hellip;)</p>
<p style="margin-left:36.0pt;">
&middot;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; estiramientos suaves y ejercicios de fortalecimiento de la musculatura y tendondes afectados.</p>
<p style="margin-left: 36pt; text-align: center;">
<img alt="" src="http://www.fisioterapiavalencia.com/wp-content/uploads/2013/03/epicondilitis-rehabilitacion.jpg" style="width: 200px; height: 134px; border-width: 0px; border-style: solid;" /></p>
<p>
&nbsp;</p>
</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<p>
En los casos en que el dolor es muy agudo o apenas remite con otras medidas analg&eacute;sicas, se puede recurrir a la infiltraci&oacute;n con corticoides, cuyos efectos sobre el dolor suelen ser bastante r&aacute;pidos y efectivos, sin embargo, no suponen una soluci&oacute;n definitiva para la desaparici&oacute;n del dolor y pueden llevar asociado varios efectos secundarios. &nbsp;</p>
<p>
Adem&aacute;s es aconsejable modificar o adaptar la realizaci&oacute;n del gesto o movimiento repetitivo que est&aacute; da&ntilde;ando el tend&oacute;n (especialmente si se trata de deportistas habr&aacute; que mejorar la t&eacute;cnica).</p>
</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
<p>
<em>Bibliograf&iacute;a: </em></p>
<p>
<em>Patolog&iacute;a del Miembro Superior. Servicio de Cirug&iacute;a Ortop&eacute;dica y Traumatolog&iacute;a Hospital Universitario Miguel Servet. &nbsp;Junio 2002, Zaragoza.</em></p>
<p>
<em>Rodriguez Morales D., Garc&iacute;a Cubero M., Mena Mateo JM, Sili&oacute; Villamil F, Maqueda Blasco J. Enfermedades profesionales relacionadas con los trastornos musculoesqul&eacute;ticos. Epicondilitis. DDC-TME-04.&nbsp;NIPO: 272-12-004-2.Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.</em></p>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1565.8888931274414px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
Enfermedades profesionales</div>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1565.8888931274414px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
relacionadas con los</div>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1565.8888931274414px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
trastornos musculoesquel&eacute;ticos</div>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1565.8888931274414px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
Epicondilitis</div>
<p>
&nbsp;</p>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1566.5555572509766px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
Enfermedades profesionales</div>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1566.5555572509766px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
relacionadas con los</div>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1566.5555572509766px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
trastornos musculoesquel&eacute;ticos</div>
<div id="cke_pastebin" style="position: absolute; left: -1000px; top: 1566.5555572509766px; width: 1px; height: 1px; overflow: hidden;">
Epicondilitis</div>
</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3" style="text-align: justify;">
&nbsp;</td>
</tr>
<tr>
<td colspan="3">
<span style="text-align: justify;">Fdo: Silvia Mena del Horno, fisioterapeuta en Fisioterapia Mar&iacute;tim.</span></td>
</tr>
</tbody>
</table></body>
</html>

Actualmente se habla de dos mecanismos de lesión, en función de los cuales se determinará las diferencias en el tratamiento así como en su pronóstico:

  • El mecanismo más común tiene lugar durante la carrera de alta velocidad, localizándose la lesión principalmente en la cabeza larga del bíceps femoral además de implicar a la unión músculo-tendinosa proximal. Generalmente causan una mayor alteración funcional pero suelen requerir un periodo de rehabilitación más corto, es decir, tienen un mejor pronóstico.
  • El otro mecanismo tiene lugar durante los movimientos que conducen al sobreestiramiento como patadas altas o una excesiva apertura de la pierna. La lesión se localizara cerca de la tuberosidad isquiática e implicará con mayor frecuencia al tejido tendinoso del semimembranoso. El periodo de rehabilitación será más prolongando, aunque los síntomas iniciales son relativamente suaves en términos de dolor e incapacidad funcional.

Por lo tanto, la localización y el tamaño de la lesión son parámetros que nos permiten adherirnos a un programa de rehabilitación más adecuado para la lesión. Teniendo en cuenta la siguiente regla: “cuanto más cerca de la tuberosidad isquiática se localice la lesión, mayor periodo de rehabilitación”.

  
SÍNTOMAS:

En cuanto a los síntomas, los afectados suelen manifestar las siguientes sensaciones:

  • Dolor repentino y agudo en la parte posterior del muslo durante el ejercicio, impidiendo continuar con la práctica deportiva. Describiéndolo como un “pedrazo” o “chasquido”.
  • Sentarse sobre el lado afecto suele resultar molesto, orientando el peso hacia la pierna contralateral en la mayoría de casos.
  • Dolor tanto al estiramiento como a la contracción generando cierta debilidad de la extremidad afectada, determinada por la severidad de la lesión.
  • Según el grado de la lesión, habrá un mayor hematoma e hinchazón. Si la rotura es muy severa se puede llegar a sentir una zona de vacío en el músculo.

Las lesiones suelen clasificarse dependiendo de la gravedad:

  • Grado 1, se compone de pequeños desgarros en el músculo.
  • Grado 2, es una rotura parcial en el músculo.
  • Grado 3, es una ruptura severa o completa del músculo.
 
TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN:
 

El objetivo principal de un programa de rehabilitación para las lesiones musculares en los isquiotibiales es conseguir un rendimiento deportivo óptimo con el mínimo riesgo de recurrencia. Los programas de rehabilitación actualmente incluyen una combinación de intervenciones dirigidas a mejorar la debilidad, la falta de flexibilidad, desequilibrios musculares agonista-antagonista, coordinación de la musculatura lumbo-pélvica, etc.  

El programa normalmente se divide en 3 fases con sus respectivos objetivos, y en función del estado del paciente y las características de la lesión (tamaño, localización, mecanismo,..) se planificará más individualmente la recuperación. La rehabilitación es guiada por el estado del paciente, por ello hay que evitar trabajar con programas de rehabilitación  protocolizados.

 

 

Los diferentes objetivos de la rehabilitación en función de la evolución de la lesión, son:

·         Fase I: Minimizar el dolor y edema, al mismo tiempo que evitamos una mala cicatrización.

·         Fase II: Aumento de movilidad (estiramiento) en función de la tolerancia y mejora del paciente.

·         Fase III: Trabajo más intenso por medio de movimientos específicos del deporte en todo el rango de movimiento. Integración del control postural

 
EJERCICIO TERAPÉUTICO:

Una de las intervenciones más importante es llevar un correcto control del ejercicio físico a medida que evoluciona la lesión. A continuación, presentamos algunos de los ejercicios que se recomiendan en función de la fase de rehabilitación en la que nos encontremos.

En la primer fase,  los ejercicios siempre se trabajaran para promover el control neuromuscular (para que los músculos puedan actuar de forma coordinada, el sistema nervioso central necesita información continua sobre la posición de los miembros de nuestro cuerpo y del estado de contracción de los distintos músculos que participan en estos movimientos) pero dentro de un rango de movimiento limitado. Estos ejercicios iniciales incluyen contracciones isométricas de la musculatura lumbo-pélvica y musculatura posterior del muslo, también pequeños ejercicios de equilibrio monopodal. Es importante recordar que en este periodo inicial de 5-7 días se debe trabajar sin dolor y aumentando la intensidad según la tolerancia del lesionado.

Durante la segunda fase,  buscamos aumentar el rango de movilidad sin dolor. Para ello, se debe trabajar el control neuromuscular, ejercicios de agilidad y estabilización del tronco. Y aumentando progresivamente la velocidad e intensidad de los ejercicios.

Pinche aquí para descargar la progresión de un ejercicio

En la fase final los ejercicios de estabilización del tronco serán más exigentes y con posiciones asimétricas dificultando su realización. El trabajo de fortalecimiento excéntrico se debe realizar en el mayor rango de movimiento posible. Finalmente, se deben incorporar de manera progresiva movimientos específicos del deporte practicado.

Pinche aquí para descargar ejercicios de la última fase

En cuanto a la prevención, cada vez tiene mayor peso entre los deportistas, siendo especialmente necesaria en la lesión abordada, dado su alto grado de recidivas. Por lo tanto, es necesaria una buena educación preventiva de los pacientes y concienciarlos de los beneficios que conlleva un buen trabajo preventivo. 

El trabajo preventivo no varía mucho respecto a algunas intervenciones que se llevan a cabo en la recuperación de la lesión primaria. Actualmente, cobran especial importancia el trabajo excéntrico así como los ejercicios de control neuromuscular dirigidos a los miembros inferiores y a la región lumbo-pélvica. 

 

Bibliografía:

1.      Heiderscheit BC, Sherry MA, Silder A, Chumanov ES, Thelen DG. Hamstring Strain Injuries: Recommendations for Diagnosis, Rehabilitation and Injury Prevention. J Orthop Sports Phys Ther. 2010 Feb;40(2):67–81.

2.      Goldman EF, Jones DE. Interventions for preventing hamstring injuries: a systematic review. Physiotherapy. 2011 Jun;97(2):91–9.

3.      Ekstrand J, Hägglund M, Waldén M. Epidemiology of Muscle Injuries in Professional Football (Soccer). Am J Sports Med. 2011 Jun 1;39(6):1226–32.

4.      Askling CM, Malliaropoulos N, Karlsson J. High-speed running type or stretching-type of hamstring injuries makes a difference to treatment and prognosis. Br J Sports Med. 2012 Feb 1;46(2):86–7.

5.      Kumazaki T, Ehara Y, Sakai T. Anatomy and Physiology of Hamstring Injury. International Journal of Sports Medicine. 2012 Aug 15;33(12):950–4.

6.      Mason DL, Dickens VA, Vail A. Rehabilitation for hamstring injuries. Cochrane Database Syst Rev. 2012;12:CD004575. 

 
 
Fdo: Enrique Falcó, estudiante 4º curso de Grado en Fisioterapia


Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment.