1-LESIONES DEPORTIVAS

¿Dónde te duele?

2-PARA MUJERES

Embarazo, postparto y suelo pélvico

3-FISIOTERAPIA EN NEUROLOGÍA

Ictus, Parkinson, daño cerebral, tumores cerebrales,…

4-PARA NUESTROS NIÑOS

Fisioterapia infantil

5-ESTIRAMIENTOS SALUDABLES

Estira y mejorarás

Home » PIE Y TOBILLO

CUIDADO DE LOS PIES DIABÉTICOS

Editado por el Miércoles, 26 diciembre 2012Ningún comentario

 

CUIDADO DE LOS PIES DIABÉTICOS:

La diabetes (o diabetes mellitus) es una enfermedad crónica que afecta hasta un 6% de la población (este porcentaje es mayor en los grupos de más edad). Se caracteriza porque el cuerpo produce menos insulina (diabetes tipo 1) o bien porque existe resistencia celular a la acción de la insulina combinada con una deficiente secreción de la misma por el páncreas (diabetes tipo 2). 

 

 
La insulina es una hormona que ayuda al cuerpo a lidiar con el azúcar (glucosa) en la dieta.  Esta alteración, se traduce en mayores niveles de glucosa en la sangre, lo que puede dañar una amplia gama de tejidos y órganos del cuerpo.
 

¿Por qué el pie es tan importante para los diabéticos?:

 

La diabetes, aumenta el riesgo de sufrir determinadas complicaciones en los pies ya que:

  • Daña los nervios (disminuye la sensibilidad en el pie) y al producirse  alguna herida o lesión no se percibe como tal, esto se conoce como neuropatía periférica.
  • Afecta a la circulación, y si la circulación es deficiente dificulta capacidad de cicatrización y regeneración del tejido dañado.
  • Las personas con diabetes son más propensas a la infección, ya que los procesos del cuerpo que normalmente combaten  las infecciones responden de una manera más lenta y con frecuencia tienen problemas para afrontar las infecciones debido a la mala circulación sanguínea.
  • Otras complicaciones de la diabetes que también pueden afectar el pie son, por ejemplo, la  enfermedad renal (afecta a las proteínas que están implicadas en la curación de heridas) y retinopatías (enfermedad en los ojos, no se puede ver el pie adecuadamente para comprobar los daños).

 

Como consecuencia de estos factores, algunos de los problemas que pueden aparecer  en los pies son, por ejemplo:
 
  • Si una persona diabética no se da cuenta de que se ha hecho una herida en el pie (por ejemplo, el zapato le roza una lesión en un dedo que se infecta, no percibe, ni siente ningún dolor  debido a la neuropatía diabéticay además la cicatrización de la herida no será buena debido a la infección y a la mala circulación).
  • Úlceras en el pie (véase más adelante).
  • Si una úlcera se infecta, esta puede propagarse, si no tratamos la infección puede llegar al hueso (osteomelitis) y el final de este proceso puede desembocar en la amputación del miembro (las complicaciones de la diabetes son la principal causa de amputaciones).
  • El pie de Charcot es otra complicación de la diabetes, sobre todo si se presenta neuropatía periférica, ya que ésta, causa entumecimiento (imaginemos un esguince de tobillo que no percibes, y sigues caminando en esa situación con los daños correspondientes que esto puede suponer, esstoes lo que sucede en el pie de Charcot).
 

Las úlceras del pie en personas con diabetes:

 

Las úlceras en el pie son una complicación común del "pie diabético" y representan una puerta de entrada para la infección. Las úlceras son causadas por excesiva presión sobre una zona en la que la piel finalmente, "se rompe". Suelen producirse en prominencias óseas, o donde asientan callos o duricias. La curación puede tardar  algún tiempo y eliminar la presión de la zona y un vendaje adecuado es imprescindible para su curación.

 

 
El cuidado de los pies si tienes diabetes:
 

Si  tienes diabetes, hay muchas cosas que puedes hacer para prevenir los problemas que en un futuro se desarrollan en el pie: 

1) Lava tus pies diariamente (utiliza un jabón suave y agua tibia). Sécalos cuidadosamente, especialmente entre los dedos. A menudo ayuda a utilizar talco para reducir aún más la humedad, sin embargo, al finalizar hay que quitar todo el polvo y no debe quedar residuos entre los dedos. Si tienes la piel muy seca, utiliza un buen emoliente, PERO, no entre los dedos de los pies

2) Inspecciona tus pies diariamente (marcas, llagas, cortes, moretones, cambios en las uñas de los pies…). Puedes usar un espejo para mirar debajo del pie si no puedes verlo.

3) Baja de peso, deja de fumar, haz ejercicio y reduce el consumo de alcohol.

 

 

4) Cuida tus pies:

  • Corta las uñas en forma recta, utiliza una lima.
  • No intentes quitarte tu mismo los callos, acude a tú podólogo, NUNCA uses productos comerciales (callicidas). Esto es muy importante en las personas con diabetes ya que es muy fácil dañar la piel.
  • Evita andar descalzo, incluso en tu propia casa (esto disminuye la posibilidad de un daño accidental).

5)  El ajuste del calzado es muy importante. Los zapatos estrechos o apretados son una causa común de problemas en los pies de las personas con diabetes. Algunos consejos:

  • Tienen que medirte los pies cada vez que compres zapatos nuevos (tamaño del pie y el cambio de forma con el tiempo).
  • Los nuevos zapatos deben ser cómodos cuando se compran y no debes necesitar un periodo de adaptación.
  • Deben adaptarse a la longitud y la anchura del pie, con bastante espacio para los dedos del pie.
  • Evita los zapatos con tacones altos, punteras estrechas o apretadas alrededor de los dedos de los pies (esto provoca mucha presión en diferentes partes del pie y puede contribuir a la formación de úlceras).

6) Visita a tú podólogo, al menos una vez al año. Estos dos libros son muy recomendables para las personas con diabetes:

101 Consejos para el cuidado del pie para personas con diabetes

Dedos de los pies entumecidos y doloridos Soles – Lidiando con la neuropatía periférica

 
Tratamiento Podológico del pie en personas con diabetes:
 
Los podólogos tienen un papel muy importante que desempeñar en la prevención y tratamiento de las complicaciones del pie en personas con diabetes. El podólogo evalúa el riesgo de padecer un problema según tu estado al menos una vez al año (con más frecuencia si el riesgo detectado es importante) y debe comunicar esta situación de riesgo para los demás miembros del equipo de salud. 
 
 

También incluirá recomendaciones sobre la manera de reducir las posibilidades de que ocurra la lesión y qué hacer para prevenirla y en caso de que algo salga mal.

En definitiva, la revisión regular de los pies por parte de un podólogo es fundamental para prevenir el desarrollo de complicaciones.

 
Fdo: José Sastre Escrivá, podólogo y fisioterapeuta de la Clínica Fisioterapia Marítim.


Deja tu comentario

You must be logged in to post a comment.